Blog del Plan Lector
AbiesWeb
Revista de filosofía de 4º de ESO
Ícaro. La revista del instituto.
Ícaro. La revista del instituto.
Página Web del Departamento de Física y Química del IES Valle del Saja Web del Dep. de Física y Química
Moodle de Biología y Geología
Educación Responsable
Blog del Departamento de Música Blog del Departamento de Música
Blog del Dep. de Tecnología
Blog de la biblioteca del IES Valle del Saja Biblioteca
Videoarte
Global Classrooms
Simplifica las matemáticas
Moodle
Educantabria
Acceso a Yedra

Visitas

IES Valle del Saja
IES Valle del Saja

Plan de convivencia

“No es la diversidad de opiniones (que no se puede evitar), sino la negativa a tolerar aquellas que son de opinión diferente (negativa innecesaria) la que ha producido todos los conflictos y guerras”.

               J. Locke: Carta a la Tolerancia.

 

Los centros educativos tiene como finalidad: desarrollar procesos de enseñanza-aprendizaje para alcanzar el desarrollo integral del alumno. La educación para la convivencia es una de las finalidades y objetivos de la educación formal y así se reconoce en el contexto nacional e internacional: LOE, Informe de la Comisión Internacional sobre la educación para el siglo XXI (el llamado Informe DELORS); Carta Europea de la Derechos del niño, Convención de los Derechos del Niño aprobada en la Asamblea General de UNICEF en 1989.


Todos estos documentos se refieren a que hay que educar en el ejercicio de la tolerancia y la libertad dentro de los principios democráticos de la sociedad. La convivencia escolar es una convivencia educativa, que promueve objetivos y valores que la sociedad considera necesarios para el desarrollo personal y la integración social. Es decir, la convivencia escolar sobrepasa la dimensión personal para adquirir una dimensión institucional, ya que el propósito de las relaciones escolares es la educación, la organización de actividades para el aprendizaje de los alumnos.


Una buena convivencia debe asentarse sobre las bases de unas adecuadas oportunidades de aprendizaje que propicien la integración escolar de todos los alumnos. Las medidas que adoptamos para mejorar la atención educativa a través del PAD también son medidas que contribuyen a la buena convivencia. Los alumnos deben encontrar sentido a permanecer en el centro, a aprender para conseguir educar para la convivencia.

Una sociedad democrática acepta y regula no sólo los conflictos entre grupos e individuos, sino también los diferentes modos de expresión en la heterogeneidad de culturas y costumbres que conviven en ella. Por tanto, a nuestra sociedad democrática le es esencial el reconocimiento del pluralismo, es decir, la coexistencia ordenada y pacífica de intereses, opiniones y valores plurales, diferentes e, incluso, opuestos entre sí.


Estrechamente relacionado con el concepto de “pluralismo” se encuentra la virtud cívica de la tolerancia. Entendemos la tolerancia como el respeto al pluralismo cultural y político de la sociedad. Tolerancia no significa indiferencia ni tampoco permisividad, ya que la indiferencia supone una falta de interés claro hacia las demás personas con las que habitualmente vivimos, llegando a suponer una absoluta falta de compromiso cívico con los principales valores democráticos: el respeto, la libertad, la igualdad, etc. Por otro lado, la permisividad confunde la tolerancia con la idea de que “cualquier cosa vale”. Sin embargo la tolerancia es una actitud positiva (no negativa) que nos permite respetar a los demás, aún discrepando de sus opiniones, creencias, puntos de vista o cosmovisiones; y, que al mismo tiempo, nos aboca a la búsqueda de la mejor solución posible para todos. La tolerancia se fundamenta, pues, en el respeto a la autonomía, a la libertad y a la dignidad de todas las personas. Ahora bien, no todo es tolerable. La vulneración de los derechos y valores éticos de la persona es intolerable. En este sentido, el plan de convivencia de este centro educativo se opone al fanatismo, al dogmatismo, a la intolerancia. Contra lo intolerable no sólo clama la conciencia moral de cada cual, sino también la responsabilidad pública: “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros”. (Declaración Universal de los Derechos Humanos- Asamblea General de las Naciones Unidas).

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Ies Valle del Saja

Página web creada con 1&1 Mi Web.